Los mejores tés para la piel

| ,

Beber té es un ritual maravilloso que promueve la relajación y la calma. Las infusiones tienen propiedades calmantes, otras son antiinflamatorias y algunas ayudan a la digestión. Algunas de ellas también pueden ayudar a las condiciones relativas a nuestra piel. ¿Qué tés deberíamos beber para que nuestra piel madure más lentamente y cuáles para evitar el acné, por ejemplo?

Té de manzanilla

El té de manzanilla tiene un alto contenido en antioxidantes, que ayudan a retrasar el proceso de envejecimiento de la piel. Tomando una taza de té al día, conseguirás una piel más joven y mejorarás tu forma física. Pero el té de manzanilla no es sólo para beber; si alguna vez te encuentras ojeras o hinchazones frente al espejo, coloca dos bolsas de té de manzanilla en tus párpados. Esto eliminará la hinchazón y el aspecto de cansancio. La manzanilla desinfecta y facilita la regeneración.

Té con jengibre

Té con jengibre para la piel

El jengibre tiene efectos antiinflamatorios que son buenos para la piel. El té retrasa la aparición de arrugas y el envejecimiento de la piel. También tiene propiedades calmantes y reduce el enrojecimiento de la piel. Basta con empapar un algodón en té de jengibre frío durante 10 o 20 minutos y aplicarlo en las zonas problemáticas. Después, límpialo con un paño.

Té verde

Al cabo de tres meses, tu piel estará visiblemente más flexible y suave al tacto si se bebes té verde todos los días. En una investigación realizada en el Journal of Nutrition se comprobó este efecto. Esto se debe a los polifenoles del té, que también aumentan la resistencia a la exposición solar. Las catequinas mejoran el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno a la piel, haciéndola más saludable y retrasando el proceso de envejecimiento.

El té verde contiene vitamina C, que previene la caída del cabello por los rayos UV, y vitamina E, que lo repara si está seco o lesionado. Así que no hace falta que tomes exclusivamente té verde; puedes utilizarlo incluso para exfoliar el pelo.

Té de rooibos

Té de rooibos para la piel

El cobre, el flúor, el manganeso, el calcio, el hierro, el potasio, el magnesio, el sodio, el fósforo y el zinc son algunos de los antioxidantes y minerales que se encuentran en el rooibos. También incluye propiedades que ayudan a aliviar el cuerpo y a proporcionar un sueño decente por la noche. Este té también ayuda con los dolores de cabeza.

Las personas que padecen de acné pueden beneficiarse de las bolsas de este té, que también ayudan con el eczema. Basta con añadirlas a la zona afectada y dejarlas actuar durante unos minutos. Si se combina el rooibos con té verde, aceite de oliva o de jojoba y una gota de zumo de limón, se obtiene una fantástica mascarilla facial que favorece la circulación sanguínea y la regeneración.

Té de menta

El té de menta es bueno para algo más que para calmar un estómago irritado. Debido al material mentolado, este té es ideal para la piel grasa porque reduce la producción de sebo. El té enfriado puede utilizarse como loción. Tiene propiedades antiinflamatorias, calma el cuero cabelludo y puede cerrar los poros hinchados. Ayuda en el tratamiento de eczemas, acné y picores.

Té de jazmín

El té de jazmín tiene propiedades antioxidantes y antibacterianas, además de su agradable aroma. Por ello, no sólo combate el envejecimiento, sino que también ayuda al sistema inmunitario. Hace que los vasos sanguíneos se dilaten y que mejore el riego sanguíneo en la piel. También ayuda en el tratamiento del acné.

Deja un comentario