Café verde: Lo que debes saber

|

No se sabría que es café a primera vista porque el habitual color negro y el fuerte aroma han desaparecido. Han sido sustituidos por algo que se parece más al té verde que al café. A pesar de ello, esta bebida contiene más cafeína que el tostado tradicional.

En este artículo intentaremos responder algunas preguntas frecuentes y explicar de la manera más simple si las propiedades del café verde son en verdad tan efectivas para la salud cómo muchos dicen.

¿Cuál es la diferencia entre el café verde y el negro?

diferencia entre el café verde y el negro

El proceso de tueste es la diferencia fundamental y, en realidad, la única entre el café verde y el clásico negro. Durante este proceso, los granos oscuros que conocemos y que dan al café su sabor y aroma característicos adquieren su color. El café verde, en cambio, se elabora a partir de granos verdes, o sea, sin tostar, procedentes del cafeto.

Como resultado, contienen bastante más cafeína que los granos tostados, pero tampoco están privados de los llamados compuestos fenólicos, como el ácido clorogénico, que se cree que minimiza la absorción de azúcar y su conversión en grasa en el cuerpo.

¿Cómo preparar el café verde?

Otra distinción es el método de preparación y uso. Tenemos dos opciones para el café verde: podemos tomarlo como un café normal o comprarlo en forma de cápsulas en una tienda de confianza.

Si elegimos la primera opción y compramos granos de café verde enteros, debemos procurar remojarlos en casa antes de molerlos. Como los granos sin tostar son más duros que los tostados, podemos literalmente, destruir nuestro molinillo.
Cuando nuestros granos de café verde estén blandos (después de unas dos o tres horas en agua tibia), añadimos dos cucharaditas del mismo y agua caliente en nuestra taza de café favorita.

Nota: Si estás acostumbrado a tomar café con leche, nata o azúcar, omita este paso para el café verde. Los resultados de añadir estos ingredientes pueden reducir las propiedades del café verde.

¿Funciona el café verde para adelgazar realmente?

café verde para adelgazar

Sí, el café verde te ayudará a perder peso ya que reduce la sensación de “tener hambre, pero esto también lo puede hacer el café negro.

Además, por decirlo de alguna manera, ninguno de los dos lo hace de una forma sensata; hay estrategias más exitosas para reducir el hambre (basta con desayunar un tazón de avena en lugar de una taza de café). El resultado probablemente no sea el que esperabas, pero lo cierto es que no perderás ni un gramo de peso por el hecho de beber una taza de café.

Si bien es verdad que las propiedades del café verde ayudan a acelerar el metabolismo de las grasas y los azúcares, la pérdida de peso es la consecuencia de llevar un estilo de vida más saludable, que implica llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente. El resultado se puede conseguir si se siguen los tres componentes y se añade una o dos tazas de café verde.

¿Es una bebida milagrosa?

No, no lo es. Beber café verde, según algunos productores y distribuidores, puede ayudar a prevenir la hipertensión arterial, el aumento del apetito e incluso la diabetes de segundo grado. Ten cuidado si ves estas afirmaciones (a menudo acompañadas de un precio elevado).

Aunque el café verde puede reducir el riesgo de hipertensión cuando se consume en las cantidades recomendadas y a lo largo del tiempo, consumir cuatro tazas al día tiene el efecto contrario. Como no ha sido tostado, tiene un contenido de cafeína más alto que el café normal.

También se argumenta, de manera bastante “audaz”, que puede prevenir la diabetes de tipo 2. La diabetes es una enfermada compleja con factores de riesgos como la obesidad, el estrés, una dieta inadecuada, la falta de ejercicio. El café verde, al igual que pasa con la pérdida de peso, debe utilizarse junto con un estilo de vida equilibrado.

¿El café verde tiene contraindicaciones?

En primer lugar, es importante reconocer quién debe evitar el café verde. Se desaconseja a las mujeres embarazadas y lactantes, a los ancianos, a los niños y a los jóvenes menores de 17 años. Consulta a tu médico antes de tomar café si tienes problemas de corazón. A pesar de que no tiene el aspecto ni el sabor del café al que estamos acostumbrados, incluso la variedad verde debe consumirse con moderación. Una o dos tazas al día es lo adecuado, y también debemos consumir al menos dos litros de agua.

Comprueba siempre los ingredientes cuando compres café, ya sea en grano o molido, especialmente el contenido de ácido clorogénico. Compra en un negocio de confianza o, mejor aún, en un herbolaría donde te podrán recomendar mejor.

Siempre que sea posible, compra café que cuente con un certificado (como el de Comercio Justo) que garantice unas condiciones de trabajo dignas para los agricultores y recolectores.

Y recuerda, sobre todo, dormir bien, seguir una dieta equilibrada y dedícate un tiempo a hacer ejercicio diario y a relajarte. No podrás arreglártelas sólo con el café.

Deja un comentario