8 Remedios caseros para bajar la presión alta

8 Remedios caseros para bajar la presión alta

Para poder comprender los efectos y cómo funcionan los remedios caseros para bajar la presión alta, primero debemos entender cómo funciona nuestro organismo. Para que nuestro cuerpo funcione debidamente, sus órganos y tejidos necesitan la sangre oxigenada que su sistema circulatorio transporta por todo el mismo. Cuando el corazón late, desarrolla presión que empuja la sangre mediante una red de vasos sanguíneos en forma de cilindro, que incluyen arterias, venas y capilares.

Esta presión arterial es el resultado de 2 fuerzas: La fuerza inicial (presión sistólica) se genera cuando la sangre sale del corazón y entra en las arterias que son parte del sistema circulatorio. La segunda presión (agobio diastólico) se crea cuando el corazón descansa entre latidos. (Cada una de estas 2 fuerzas está representada por números en una lectura de presión arterial alta).

La manera adecuada de saber si tiene presión alta (o bien hipertensión) o tensión baja es evaluándose. Reconocer sus resultados es esencial para supervisar la hipertensión:

Niveles de tensión arterial alta
Valores oficiales extraídos de American Heart Association
Tabla de Contenidos

    Remedios caseros para bajar la presión alta

    Los remedios caseros para bajar la presión alta son excelentes para ayudar a nuestro cuerpo de forma natural. Aunque estos remedios caseros son valiosos para complementar el tratamiento de la hipertensión, deben tomarse con la supervisión de un cardiólogo, sobre todo si se sufre de hipertensión crónica.

    Veamos algunos de ellos:

    Jugo de limón

    El jugo de limón es uno de los mejores remedios caseros para bajar la presión alta. Se puede beber con agua natural, o aún mejor si se hace con agua de coco, ya que este jugo tiene propiedades diuréticas que ayudan a controlar la tensión arterial alta.

    En 100 mililitros de agua de coco coloca 2 rodajas de limón. Mezclar muy bien los ingredientes y después beberla y una vez al día.

    Zumo de arándano

    Además de ser una fuente excepcional de antioxidantes para tratar condiciones como el cáncer y detener el envejecimiento temprano, los arándanos también ayudan a reducir la presión alta, especialmente cuando se ingieren a diario. Sus beneficios parecen ser más reconocibles en personas que tienen un alto riesgo cardiovascular, como personas obesas o personas con síndrome metabólico. El zumo de arándano puede ser utilizado como un tratamiento complementario sugerido por el médico.

    Mezcla una taza de agua con una de arándanos hasta que quedo un zumo bien líquido. Puedes variar las cantidades según tus gustos (si lo prefieres más o menos líquido). Puedes beber este zumo un par de veces al día.

    Té de cola de caballo

    Té de cola de caballo

    El té de cola de caballo es un excelente diurético natural que estimula la producción de orina y también la eliminación del exceso de líquidos en el cuerpo. Es un aliado excepcional para remedios caseros para bajar la presión alta en personas que se enfrentan a la retención de líquidos ya que el exceso de agua en el cuerpo crea un estrés adicional en situaciones de hipertensión que intensifican el corazón.

    Sin embargo, este té debe usarse ocasionalmente cuando es difícil controlar la presión con otros métodos y hay una gran retención de líquidos. Por lo tanto, este té no debe beberse más de una vez por semana, ya que además desencadena la eliminación de minerales importantes a través de los componentes de la orina.

    En 200 mililitros de agua hirviendo coloca una cucharadita de hojas de cola de caballo secas y deja reposar durante 10 minutos.

    Agua de ajo

    El agua de ajo es uno de los remedios caseros para bajar la presión alta más utilizado, ya que promueve la producción de óxido nítrico, que es un gas con una fuerte acción vasodilatadora que ayuda al flujo sanguíneo y la disminución del estrés en el corazón. El ajo es un excelente aliado para mantener la salud cardiovascular y el bienestar de cualquier persona ya que cuenta con increíbles propiedades antioxidantes y seguras para los capilares que previenen la introducción de problemas como la aterosclerosis, un medio excelente.

    Para preparar el agua aromatizada con ajo, se debe poner 100 mililitros de agua y un diente de ajo crudo pelado y triturado. Dejar reposar durante unas ocho a diez horas, y beber esta agua con el estómago vacío a la mañana siguiente. También se puede preparar una jarra de un litro de agua de ajo y beberla durante todo el día.

    Té de alpiste

    Un gran remedio natural para la hipertensión es preparar agua de alpiste o hacer una infusión. El alpiste es un alimento rico en antioxidantes y otros componentes que tienen propiedades vasodilatadoras para bajar la tensión arterial.

    Prepara 500 mililitros de agua con una cucharada de alpiste y una rama de canela (opcional). Pon a hervir los ingredientes por unos cinco minutos. Apaga el fuego y déjalos reposar durante unos 10 minutos. Finalmente cuela el agua.

    Té de flores de Jamaica

    Té de flores de Jamaica

    La flor de Jamaica también conocida como Hibiscus sabdariffa, es una planta que se ha utilizado, y se sigue utilizando, para el control de peso. Sin embargo, esta planta tiene otros efectos vitales, como reducir la presión arterial. Esto ocurre ya que es rica en antocianinas, que son flavonoides que ayudan a regular la tensión arterial alta. Para obtener mejores remedios caseros para bajar la presión alta, se deben usar los cálices de las flores más oscuras. Los cálices son los marcos que unen la cola de la flor con las flores cuanto más oscuras son las flores, mejor es la cantidad de antocianinas y mejor es su resultado en la reducción al mínimo de la tensión arterial.

    Introduce 2 gramos de flores de Jamaica en una taza de agua hirviendo y déjalos reposar por diez minutos. Puedes beber este té hasta 2 veces al día manteniendo al menos ocho horas entre tazas. El sabor puede parecer un poco amargo al principio. Si lo deseas, puedes agregar un poco de miel para endulzar.

    Té de hojas de olivo

    Las hojas de olivo son uno de los mejores remedios caseros para bajar la presión alta, ya que a través de la actividad de sus polifenoles consiguen controlar la presión arterial alta y bajarla sin desencadenar la amenaza de hipotensión. Esto también desencadena un resultado suave y calmante y libre de estrés que ayuda a regular los signos y síntomas en personas que lidian con ansiedad constante.

    Coloca un par de cucharaditas de hojas de olivo secas en una taza de agua hervida y deja reposar de ocho a diez minutos. Puedes beber esta infusión tres o cuatro veces al día. Hoy en día, este té se puede encontrar fácilmente en tiendas de productos naturales.

    Té de valeriana

    Las raíces de valeriana incluyen un excelente y agradable calmante. Poseen propiedades que ayudan a estimular la circulación sanguínea junto con esto, ya que es extremadamente reconfortante, también actúa directamente sobre el equilibro natural. La valeriana se puede utilizar especialmente en personas que tienen ataques constantes de estrés y ansiedad que pueden desencadenar en tensión arterial alta.

    Coloca en una taza de agua hirviendo 5 gramos de raíz de valeriana. Deja que repose durante 10 minutos. Puedes beber este té unas dos o tres veces al día. En algunas personas, este té, provoca somnolencia. Si es el caso, lo puedes beber antes de ir a dormir.

    Conclusión

    Los remedios caseros para bajar la presión alta son soluciones que te ayudarán a solventar una parte del problema. Asegúrate de comenzar una rutina de dieta saludable e incluir aún más verduras en tu plan. Controla tu tensión regularmente y en caso de tener un problema crónico visita a un especialista.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Política de Cookies